SEGUINOS EN

facebook delplata corrientes facebook delplata corrientes 

En el 2018 se registraron 217 muertes menos que el año anterior. La tasa ahora es 8,9. Vidal presentó los datos de descenso de la mortalidad infantil.

En medio de la crisis económica, que condiciona la asignación de recursos en la Provincia, y del aumento de la pobreza, María Eugenia Vidal pudo mostrar algún resultado en materia de salud pública con el anuncio de una baja de un 9% en la mortalidad infantil. Según dijo la gobernadora bonaerense, “esta es la más baja registrada en la historia de Buenos Aires”.

En el 2018, según datos oficiales, se registraron 217 muertes menos en menores de un año. En todo ese año, hubo 2.244 casos de defunciones contra los 2.461 del año anterior. Esto significa que la tasa de mortalidad infantil bajó 0,6 puntos y ahora es del 8,9. También descendió la cantidad de nacimientos vivos: 250.782 de este año contra 259.795 del 2017.

"Esto marca una clara tendencia a la baja que viene dándose en los últimos tres años", aseguró Andrés Scarsi, ministro de Salud provincial. 

El funcionario destaca que el descenso de la mortalidad infantil está vinculado al plan que ordena la demanda. El camino de una madre embarazada comienza en los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS), porque allí –por cercanía, ya que estos se encuentran en los barrios- se produce la primera consulta.

Eso deriva a las futuras mamás a través de los corredores sanitarios, según el tipo de cuadro médico. Una vez que el bebé nació, se acompaña a la madre desde el hospital a su vuelta a casa  y la atención continúa en los CAPs, donde s utiliza el Alta Conjunto de la madre y su hijo. 

Scarsi explicó que entre las causas más frecuentes de mortalidad infantil se encuentran el bajo peso del recién nacido y el nacimiento prematuro. Este sistema, asegura, busca reducir esto factores de riesgo.

Para eso, la madre con un embarazo de riesgo es derivada a un hospital de alta complejidad. En bebés prematuros se hace un seguimiento de los primeros 6 meses luego del parto. En caso de fallecimiento de madre o hijo se activa un programa con equipo especializado encargado de auditor para “revisar todos los pasos” del camino de la embarazada.

El funcionario agregó que cuando se produce un fallecimiento, ya sea de la madre o del bebé, se instrumenta un programa a partir del cual un equipo especializado se hace presente en el hospital donde se produjo el deceso y realiza una auditoría para determinar cuál fue la causa o la raíz de la pérdida.

Por otro lado, la Provincia lleva adelante el Programa Red de Salud Pública AMBA que este año mejorará 200 de estos centros y beneficiará a dos millones de personas.

"Este es el resultado de una mayor inversión en materia social, a lo largo de todo nuestro gobierno que se puede verificar en lo que corresponde a inversión social en cada uno de los presupuestos desde que asumimos para acá, y que se traduce en políticas sociales de acompañamiento a las madres en situación de pobreza, de mejoras en las política sociales alimentarias y de mayor prevención de situaciones de riesgo", destacó Vidal

Y agregó: "Es de los mejores logros de nuestra gestión en estos tres años. Si yo tuviera que elegir probablemente esto estaría entre los tres más elegidos de la gestión."

Por su parte, Scarsi aseguró que esta baja se debe al "enfoque que pone la Provincia en la integración y el fortalecimiento del sistema de servicios de maternidad y neonatología en todas las doce regiones sanitarias".

La Provincia cuenta con cuatro maternidades y 34 servicios de maternidad en hospital públicos. Además, está en curso el Plan Integral de Guardias para mejorar el funcionamiento de las 58 guardias de hospitales provinciales dispuestos de mayor conectividad.

También está el Plan Más Vida, que asiste a 600 mil bonaerenses que se encuentran en situación de vulnerabilidad social. 

El año pasado, la  disminución de la tasa de mortalidad infantil había sido de 9,5 según cifras del año 2017, que se suman a la tendencia decreciente que había registrado un 9.9 durante el 2016.

“Podemos decir contentos que la tasa ha bajado en la provincia”, indicó Vidal en referencia a las cifras que indican un descenso tanto en los casos de mortalidad infantil como en los de mortalidad materna, que pasó de 3.4 en 2016 a 2.8 en el 2017.

En cuanto a la tasa de mortalidad materna (cantidad de mujeres fallecidas durante el parto o los 42 días posteriores cada 10.000 nacidos vivos), el análisis de la situación precisa que descendió de 3,4 en 2016 a 2,8 en 2017, "siguiendo la tendencia descendente e igualando el menor número en la provincia", que fue en 2013. "Es decir que el año pasado se registraron 20 muertes maternas menos que en 2016; de 93 pasaron a 73", dijeron.

"Cuando iniciamos esta gestión asumimos un fuerte compromiso con la salud pública en la provincia, porque sabemos que los vecinos merecen un mejor servicio y esto tiene que ver con la atención de los profesionales, con los insumos y con la infraestructura hospitalaria", dijo Vidal.

Comentario


Código de seguridad
Refescar

Más Noticias