SEGUINOS EN

facebook delplata corrientes 

Cristina Kichner tiene el récord de fuga de dólares en un año con US$ 23.098 en 2008, a un año de haber asumido la presidencia. El otro pico fue en 2011 con US$ 21.504. Mauricio Macri estuvo a punto de superar la marca máxima de la expresidenta el año pasado cuando la salida de divisas fue de US$ 22.148.

Pero podría lograrlo este año: en lo que va de 2018, la cifra ya se ubica en los US$ 20.027 con un nivel de atesoramiento promedio mensual de US$ 2.861 millones frente a los US$ 1.451 millones del año pasado, casi duplicando el ritmo del 2017. En total, en lo que va de la gestión Macri el nivel de atesoramiento ya acumula más de US$ 52.000 millones. 

Macri, camino al récord de fuga de CristinaEn julio pasado la fuga de capitales fue de US$ 3.351 millones de dólares, según datos oficiales dados a conocer la semana pasada por el Banco Central. Y en lo que va del año acumula unos US$ 20.028 millones duplicando la cifra de igual lapso de 2017.

Al respecto, el diario Ámbito Financiero este martes (28/8) destaca que en la gestión Macri ya se fugaron US$ 52.126 millones.

Y en los primeros meses del 2018 el nivel de atesoramiento promedio mensual se elevó a US$ 2.861 millones frente a US$ 1.451 millones de un año atrás (+97%). O sea, casi se duplicó el promedio mensual de la compra neta de divisas del sector privado.

Así las cosas, Cambiemos está a punto de superar el récord de fuga de Cristina Kirchner de 2008, cuando salieron unos US$ 23.098.

Hasta ahora, la fuga de capitales superó los US$ 20.000 millones, cuando en todo el 2017 se fueron US$ 22.148 millones.

A pesar de estas cifras, Ámbito señala que aún no hay señales de corrida bancaria porque la gente se dolariza pero deja, gran parte, sus ahorros dolarizados en el sistema.

La suba de la salida de dólares coincide con la corrida cambiaria de fines de abril pero también con la incertidumbre sobre la situación económica y política del país.

Cabe recordar que fuga se computa como formación neta de activos externos del sector privado no financiero. Estuvo compuesta por compra de billetes (US$2386 millones) y por transferencias de residentes (US$965 millones).

A esto se suman otros US$748 millones en servicios, en su mayoría “por los consumos de residentes por viajes, pasajes y otros pagos al exterior por el uso de tarjetas”, según advirtió el 23/8 el organismo que conduce Luis Caputo.

Estos niveles de fuga explican la disparada del endeudamiento y la devaluación permanente.

De acuerdo con el informe oficial del Central, los principales factores que explican este resultado fueron la formación neta de activos externos del sector privado no financiero por US$ 3351 millones, egresos netos por inversiones de no residentes por US$  914 millones y la salida neta por la operatoria de títulos valores de las entidades por unos US$  360 millones.

Respecto del flujo por turismo, el informe puntualiza que la pérdida fue de US$ 748 millones, lo que representó una caída de 19,8 por ciento contra los US$ 896 millones de igual mes del año pasado y un aumento de 6,4 por ciento sobre los US$ 703 millones de junio.

La cuenta capital y financiera cambiaria del sector privado no financiero registró egresos netos (salida) de US$ 4415 millones en julio.

Y en términos brutos, las compras de billetes de residentes totalizaron 3693 millones de dólares y fueron realizadas por unos 1.350.000 clientes, que implicó un aumento de 240.000 clientes respecto a lo observado en junio previo. Se trata de niveles entre los máximos históricos.

Comentario


Código de seguridad
Refescar

Más Noticias