SEGUINOS EN

facebook delplata corrientes facebook delplata corrientes 

Tres em­ple­a­dos de una agen­cia de se­gu­ri­dad pri­va­da de esta ciudad fue­ron de­tenidos. Es­tán sos­pe­cha­dos de for­mar par­te de una or­ga­ni­za­ción de­lic­ti­va, de­di­ca­da a ro­bar en ca­sas de fa­mi­lia.

Dos de ellos re­sul­ta­ron sor­pren­di­dos cuan­do que­rí­an ven­der un te­le­vi­sor sus­tra­í­do a un ar­tis­ta cha­ma­me­ce­ro. Los pre­sun­tos mal­he­cho­res se­rí­an, se­gún una pes­qui­sa en­ca­mi­na­da, fa­ci­li­ta­do­res de in­for­ma­ción pa­ra que pe­li­gro­sos la­dro­nes die­ran gol­pes en vi­vien­das, en la que ellos pre­via­men­te tu­vie­ron a car­go la ins­ta­la­ción de sis­te­mas de alar­mas.

En la cau­sa ini­cia­da el do­min­go 20 de ene­ro, cuan­do se pro­du­jo el sa­queo a un do­mi­ci­lio del ba­rrio Mo­li­na Pun­ta, ha­bría va­rios pró­fu­gos: el más des­ta­ca­do es un ex­con­vic­to. A es­te se su­man al me­nos dos jó­ve­nes quie­nes, en sus ini­cios en el mun­do del ham­pa, se de­di­ca­ban a co­me­ter arre­ba­tos, de acuer­do a re­gis­tro de sus an­te­ce­den­tes.

In­for­ma­ción co­no­ci­da in­di­ca que un tra­ba­jo co­or­di­na­do en­tre efec­ti­vos de In­ves­ti­ga­cio­nes de la co­mi­sa­ría De­ci­mo­sép­ti­ma, de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DIC) y de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción de De­li­tos Com­ple­jos (DIDC) arro­jó re­sul­ta­dos un tan­to ines­pe­ra­dos.

En me­dio de la pes­qui­sa por la sus­trac­ción de un acor­de­ón, un ban­do­ne­ón, te­le­vi­so­res, un ar­ma de fue­go, ro­pas, una com­pu­ta­do­ra y otros tan­tos ele­men­tos, del in­mue­ble de un in­te­gran­te del Gru­po Con­fluen­cia, des­cu­brie­ron que una de esas TV era ofre­ci­da a la ven­ta vía In­ter­net.

En­te­ra­dos de la ma­nio­bra, los sa­bue­sos en el ano­ni­ma­to fin­gie­ron in­te­rés de com­pra. Pac­ta­ron un en­cuen­tro con el ofer­tan­te y pi­lla­ron con la ma­no en la ma­sa a dos guar­dias de se­gu­ri­dad de una em­pre­sa ca­pi­ta­li­na.

Los delincuentes es­ta­ban uni­for­ma­das e, in­clu­so, lle­va­ron el apa­ra­to elec­tró­ni­co en una ca­mio­ne­ta tam­bién con la iden­ti­fi­ca­ción de la fir­ma. “Se tra­ta­ría de em­ple­a­dos in­fie­les, que ha­cí­an es­tas co­sas con des­co­no­ci­mien­to de la agen­cia pa­ra la que tra­ba­jan”, des­li­zó una fuen­te del ca­so.

El en­cuen­tro, o sea la “tram­pa” a es­tos su­pues­tos de­lin­cuen­tes, se de­sen­vol­vió en ave­ni­da Ar­me­nia, pró­xi­mo a la se­de de AN­SES. Tras de­mo­rar a esos dos su­je­tos lle­ga­ron a un ter­ce­ro, oriun­do de San Luis del Pal­mar.

To­dos ellos apa­re­cen, en prin­ci­pio, co­mo sos­pe­cho­sos de con­for­mar una red de­lic­ti­va. Los vi­gi­la­do­res pres­ta­ron de­cla­ra­ción ba­jo la fi­gu­ra co­no­ci­da co­mo “tes­ti­go sos­pe­cho­so” y que­da­ron en li­ber­tad a la es­pe­ra de una pos­te­rior de­ci­sión ju­di­cial. Se pre­su­me que po­drí­an fi­na­li­zar im­pu­ta­dos. A par­tir de es­ta si­tua­ción se pro­du­jo el alla­na­mien­to a una ca­sa (“a­guan­ta­de­ro”) si­tua­da en el ba­rrio San Mar­ce­lo. Ese ope­ra­ti­vo su­ce­dió el miér­co­les y po­si­bi­li­tó de­jar es­cla­re­ci­dos no só­lo el robo al cha­ma­me­ce­ro, si­no al me­nos tres he­chos más de los que, has­ta en­ton­ces, no ha­bía no­ve­da­des.

Ha­lla­ron un cas­co de 30 mil pe­sos (sus­tra­í­do a un ve­ci­no del ba­rrio Api­pé), he­rra­mien­tas, una pi­le­ta, ce­lu­la­res, en­tre otros. Pa­ra ma­yor sor­pre­sa de los de­tec­ti­ves, mu­chos de los elementos secues­tra­das en ese si­tio eran pro­duc­to de gol­pes a vi­vien­das de fa­mi­lias, quie­nes lla­ma­ti­va­men­te ha­bí­an con­tra­ta­do ser­vi­cios de ins­ta­la­ción de alar­mas a la agen­cia de se­gu­ri­dad pa­ra la cual se de­sem­pe­ñan los “sos­pe­cho­sos”.

Una mu­jer tam­bién es­tu­vo de­mo­ra­da a par­tir del alla­na­mien­to de la se­ma­na pa­sa­da. Se­ría pa­re­ja de Fran­cis­co S., un ex­pre­si­dia­rio (sa­lió ha­ce unos me­ses en li­ber­tad con­di­cio­nal) so­bre quien aho­ra exis­te un fir­me pe­di­do de cap­tu­ra.

Comentario


Código de seguridad
Refescar

Más Noticias