SEGUINOS EN

facebook delplata corrientes 

Un informe revela que la administración correntina fue una de las más ordenadas en materia económico-financiera. Chaco y Misiones, entre las jurisdicciones más endeudadas.

Corrientes se ubica entre las seis provincias que han realizado los deberes en materia de administración de sus recursos y se planta como una de las mejores ubicadas para afrontar los desafíos que plantea el pacto fiscal de la Nación, al que adhirió la gestión del gobernador Gustavo Valdés.

Los datos se desprenden de un informe publicado en el diario El Cronista Comercial, donde asegura que nueve provincias argentinas se encuentran en aprietos para cumplir con las metas debido a las fluctuantes condiciones del mercado, que contemplan la inflación, la devaluación y la cuestión salarial.

Este último ítem complica la situación de las finanzas de las provincias por la cláusula gatillo prevista para paliar el proceso inflacionario y pone contra las cuerdas a provincias como Chaco, Misiones, Jujuy Chubut, Neuquén, Santa Cruz, Entre Ríos, Tucumán, Río Negro, Tierra del Fuego, Santa Fe, Salta y Mendoza para cumplir con el Pacto de Responsabilidad Fiscal. Todas estas con déficit y cuentas en rojo. Muchas de ellas alineadas y beneficiadas durante los 12 años del kirchnerismo.

La vecina provincia de Chaco se encuentra entra las 5 en peor estado financiero, con un déficit que alcanza a 4.640 millones de pesos, superada por Jujuy, con 4.713 millones de pesos; Neuquén, 4.743 millones y Chubut, que se lleva el récord de 5.684 millones de pesos.

Por su parte, Corrientes se ubica entre las provincias que tienen superávit fiscal con 151,3 millones de pesos a su favor, junto a Córdoba con 7.643 millones, Catamarca con 1.014,4 millones, Santiago del Estero con 6.154 millones. Formosa y La Rioja también se encuentran en este pelotón.

No obstante, el Estado nacional es el que tiene el mayor déficit de todo, con un rojo que alcanza a 572.185,6 millones de pesos, los cuales argumentan las medidas que se llevan adelante para tratar de paliar esta situación heredada de la gestión anterior que condujo Cristina Fernández de Kirchner y el Estado subsidiario en el que convirtió a Argentina.

La política de previsibilidad llevada adelante a lo largo de los últimos años le permiten a Corrientes estar en condiciones de acceder a empréstitos con el objeto de invertirlos en la infraestructura necesaria para instalar el proceso de desarrollo que se planteó la administración de Gustavo Valdés.

Comentario


Código de seguridad
Refescar